miércoles, 12 de marzo de 2014

Salchichitas al vino con harisha y una vez más, recuerdos


Seré capaz alguna vez en lo que me queda de vida de no llorar si me acuerdo de mi madre? pues realmente no lo se, pero cuando se me vino a las manos esta cazuela que era de ella, parecía una Magdalena, lloraba a moco tendido y lo más bueno es que no era de pena, era de felicidad, porque hacia muchísimo tiempo que no la veía y me dió tanta alegría como haber tenido a mi madre al lado aunque hubiera sido un instante. 

Todo me lo recuerda a ella y ahora que voy para mayor me parezco mucho más en todo, físicamente y en lo  "sentía " que me he vuelto.

Una vez que la tuve entre mis manos, la lave a fondo y pensé que podía hacer que casara con ella, entonces me acordé de las matanzas en casa de mi abuela y de como mi madre hacia chorizos, salchichones, morcillas y todas esas cosas ricas que se hacen en las matanzas. Lo que no recuerdo era si hacían salchichas, pero a mi me tenia que valer, así que compre unas frescas de pollo y con cuidado les quite el cordel que traen, las aplaste un poco y fui  haciendo salchichitas más pequeñas para que cupieran bien en la cazuela, tengo que deciros,  que es super pequeña solo tiene 12 cm. de diámetro, me imagino que era parte de la batería de cocina de cuando se casó porque nadie compra una cosa tan chica para cocinar verdad? Solo he visto a mi abuela paterna guisar en una igual porque era para ella sola y comía como un pajarito, pero a mi no me llega ni para una merienda

En fin que cociné las salchichas en una satén,  pero me las comí en esta y me supieron  a gloria, ahora si, con un ingrediente, Harisha, que ella  hubiera cambiado por una buena guindilla española jajaja
Esta toda bollada y la porcelana saltada, pero quien no tiene algo así en su casa 
como oro en paño !!!
Bueno la elaboración de esta receta no puede ser más fácil, ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y añadimos ajos laminados en cantidad, cuando estén dorados le añadimos las salchichitas, salpimentamos y doramos a fuego fuerte.
 En este momento añadimos un poco de harisha, cuidado que pica que es un gusto !!!
 Un chorrito de salsa Perrins o en su defecto salsa de soja.
 Lo revolvemos todo bien para que se impregnen todos los sabores.
 Las cubrimos de vino blanco y le ponemos un pellizco de caldo de pollo en polvo.
 Ya solo queda dejar que se hagan hasta que el vino se evapore
 Poco a poco a fuego medio, hasta que queden melosas y muy pringosas.
 Yo aparte mi parte a mi ollita vieja.
 Creo que han sido las mejores de mi vida, con pan y con recuerdos todo está más bueno.
 Después de eso, a fregarla de nuevo y a guardar para cuando tenga otra vez ganas de llorar de alegría.

Buen provecho

;-)


Nota: 
Os dejo el enlace por si alguien que no sepa lo que es la harisha quiere información, a mi me encanta, es muy picante pero tiene un sabor muy especial, se puede comprar en cualquier hiper. 

INMOBALIA - C/ CORRAL DE LOS OLMOS Nº 1 , 41015 - SEVILLA - TFN: 955 51 52 52 - INMOBALIA

Entradas populares

Archivo del blog

Espárragos

Berenjenas

Mayo 2014: La Trucha

Junio 2014 - Pasta

http://issuu.com/recetarioaragones/docs/la_pasta/9?e=4033801/8214383

Octubre 2014: Sardinas de Cubo

Alubias

ebook de invierno Recetario Mañoso

Recetas de Primavera 2015. Recetario Mañoso

Recetario de verano 2015 Recetario Mañoso

Otoño'15: Tenera de Aragón, Alubias y Chocolate

las recetas de invierno en el Recetario Mañoso

Recetario Mañoso de Primavera 2016

Invierno'17: El cocido y su reciclado