miércoles, 23 de noviembre de 2011

Las papas con costillas de mi padre

Ya he contado alguna vez que cuando mi madre murió y  aunque mis hermanas y yo íbamos a ayudar a mi padre a diario, el curiosamente se revelo como un magnifico cocinero, siempre se había metido en la cocina pero más de caprichos, no de diario y al tiempo empezó a aprender a hacer guisos que le ensenábamos mi hemana pequeña, María José y yo.

Solo había que explicárselo una vez y el empezó a hacer experimentos y yo particularmente tengo recetas aprendidas de el (un pollo moruno de morirse), esta es una de ellas, la hemos hecho todos muchas veces,  pero con el sofrito al principio y de la forma tradicional que se hace un estofado, como lo hacia mi madre, pero mi padre tiraba por la calle de en medio y la hacia a su manera.

El resultado siempre buenisimo y sin quebrarse la cabeza, creo que ese es el fundamento de un buen cocinero, claro que él tiene merito, muchisimo,  pero es que el había vivido 50 años con una magnifica cocinera, algo se le pego aún sin quererlo y  ese es el secreto de su éxito y de los guisos que hacia, recordaban a los de mi madre.

Ingredientes para 4 personas:
1 Kg. de costillas de cerdo troceadas
1/3 Kg. de patatas de guiso.
Ajos
Cebollas
Pimiento verde
Laurel
Tomate
Tomillo
Vino blanco
Pulpa de pimiento choricero
Sal y pimienta
Colorante alimenticio
Aceite de oliva
1 pastilla de caldo de carne

Poner en la olla a presión un poco de aceite de oliva y rehogar las costillas troceadas y limpias de grasa salpimentadas hasta que estén doradas.
A continuación cortamos todas las verduras en juliana gruesa.
Incorporar toda la verdura con el tomillo  y la hoja de laurel a la olla y dejar que se mezcle, pero que no llegue ha hacerse casi nada.
Añadir la cucharada de pulpa de pimiento choricero y la pastilla de caldo de carne desmenuzada.
Poner el vino y dejar que hierba
Completar con agua.
Incorporar las patatas chascadas a trozos y el colorante alimentario
Cerrar la olla y poner al dos durante 1/2 hora a fuego fuerte. Cuando haya pasado este tiempo, abrir la olla y ponerla al fuego abierta hasta que la salsa reduzca y se ponga espesita. 
Emplatar y comer calentita.
Esta receta es practicamente igual que la del estofado con la diferencia de que está todo en crudo cuando se cierra la olla, el era del parecer que como todo se iba a mezclar daba igual lo del sofrito, no es verdad, pero el resultado de este plato es que sale mucho más suave de sabor y como consecuencia las costillas saben más a costillas  y las patatas a patatas, no hay nada que enmascare el sabor de estos ingredientes. 

Parece mentira pero aun pareciendo iguales son dos platos diferentes, no esta para nada potenciado el sabor de las verduras, en fin que está muy bueno, aunque de la otra forma también.

Hoy me quedo con las de mi padre, la próxima ya veré....

Crema de calabaza y zanahorias

Esta receta practicamente no tiene ninguna elaboración a destacar, solo ganas de hacer cantidad y congelar en raciones para tener siempre a mano, está buenísima y es muy ligera porque no lleva ni nata ni queso, pero la verdad es que no le hace falta.
Fácil y barata estos son los ingredientes:

3/4  Kg. de calabaza
1/2 Kg. de zanahorias
1/2 Kg. de patatas
2 Pastillas de caldo de pollo 
Huevos cocidos 
Jamón en taquitos
Picatostes

Poner todo pelado, limpio  y cortado en cubos medianos en una olla cubierto de agua y dejar que hierva hasta que este tierno.

Rectificar de sal si hace falta y pasar primero por una batidora y después por un colador fino. 

Llevar a ebullición una vez más después de batir, esto es muy importante pues al pasar por la batidora la crema coge mucho aire y cambia de color, debemos hervirla para que todo ese aire se vaya si no corremos el riesgo de que fermente. 

Emplatar calentita con el jamón, el huevo y los picatostes, empañándola de una brochetita de Cherrys mojados en aceite de oliva virgen extra.

En este punto os quiero presentar un artilugio que para cualquier crema ó salsa es imprescindible, a la vez que cual va aplastando y triturando hasta dejar las cremas con la misma textura que si se tratara de una Termomix, el Salmorejo por ejemplo lo hemos comparado y es lo único que lo deja con la misma textura y consistencia, a pesar de no ser muy barato (14-16 euros) vale la pena comprarlo.
Al salir tanta cantidad yo suelo congelar por raciones en bolsas con cierre zip heméticas y solo tengo que sacarlas del congelador romper la bolsa y ponerla en un cazo a fuego bajo con una gota de agua, a los 5 minútos crema para cenar.
Buen provecho




INMOBALIA - C/ CORRAL DE LOS OLMOS Nº 1 , 41015 - SEVILLA - TFN: 955 51 52 52 - INMOBALIA

Entradas populares

Archivo del blog

Espárragos

Berenjenas

Mayo 2014: La Trucha

Junio 2014 - Pasta

http://issuu.com/recetarioaragones/docs/la_pasta/9?e=4033801/8214383

Octubre 2014: Sardinas de Cubo

Alubias

ebook de invierno Recetario Mañoso

Recetas de Primavera 2015. Recetario Mañoso

Recetario de verano 2015 Recetario Mañoso

Otoño'15: Tenera de Aragón, Alubias y Chocolate

las recetas de invierno en el Recetario Mañoso

Recetario Mañoso de Primavera 2016

Invierno'17: El cocido y su reciclado