martes, 2 de octubre de 2012

Manteca "colorá" con zurrapa


Mira que no quiero, pero es que llegando estas fechas mi cabeza no para.

Me vienen sabores y olores de mi casa y en algunos casos soy incapaz de no hacer lo que se hacia año tras año y además que estaban tan ricos.

Con la manteca  "colorá" lo que me pasa es que no puedo dejar de hacerla todos los años, por más dieta que quiera seguir, no perdono una tostadita por la mañana, aunque practicamente lo que hago con la manteca es presentársela a la tostada y volver a guardarla jajaja, pero por poca que le ponga, que rica está y cuantos recuerdos me trae!!!

Mi padre era funcionario de  Correos en mi pueblo y a las 9  más o menos salia a desayunar, lo más gracioso es que las oficinas de Correos estaban a 2 minutos de mi casa y entre medias está uno de los hornos de pan del pueblo, por lo tanto venia a casa a tomar el desayuno con nosotras pasando primero a por unos molletes que vendían recién hechos.

Nos cogía levantadas para el colegio y esperando esos molletes para tostarlos, untarlos con la manteca de mi madre y salir corriendo.

Lo recuerdo como si fuera ayer, el sabor y el olor a pan recién hecho, tostado hasta dorarlo, tierno y empapado con la manteca.

Luego en el camino hacia el Convento donde estudiábamos (o algo parecido)
  mi hermana y yo, nos íbamos encontrando en la puerta de muchas casas las matanzas en plena calle.

Jamás se me olvidará ese olor a chamuscado, la verdad es que siempre lo he asociado a algo muy rico y nunca  me dio miedo ver como estaban unos matando y otras con sangre hasta los codos.

 En fin que aquí estoy otra vez comiendo algo que no debo pero que si quiero.

Comparto la receta con todo mi cariño porque era la de mi madre, o por o menos yo la recuerdo así, excepto en lo de la zurrapa que mi madre si le ponía siempre era de hígado.

 Ingredientes
2 kilos de peya de manteca ibérica
1/2 cabeza de ajos
3 hojas de laurel
Sal 
Pimentón de la Vera dulce ( 3 cucharadas aprox.)

Lo primero que tenemos que hacer es cortar la peya de manteca en trocitos
Ponemos todos esos trozos en una olla limpia y seca y le vamos dando vueltas hasta que se vaya derritiendo
Hay que tener paciencia porque tarda bastante, hay que hacerla a fuego muy suave para que no se queme
Dejar que se haga hasta que vemos que los trocitos, los chicharrones, estén sin ninguna grasa, mientras hacemos un majado con sal y los dientes de ajo
La zurrapa que le he puesto era de un codillo al horno, lo he picado muy menudito y lo he reservado, la carne se puede hacer a la vez que la manteca y luego sacarla para picar, pero así es más cómodo y podemos aprovechar alguna sobra que tengamos.
Tenemos que tener a mano  pimentón dulce del bueno buenísimo y  laurel 
Se le pone con cuidado y fuera del fuego que salta y mucho, el majado con una gota de vinagre, las hojas de laurel , el pimentón y se revuelve, a mi me gusta con ese color anaranjado no pasada de pimentón, que las que veo en las tiendas parece que le da vergüenza de lo roja que está y solo sabe a pimentón, se revuelve bien y se reserva.
Se cuela con mucho cuidado de no quemarnos y guardamos los chicharrones, con los cuales se pueden hacer unas tortas dulces que están de pecado, pero estas intentaré no hacerlas porque ya seria demasiado.
Incorporamos la zurrapa, le damos unas vueltas y dejamos templar un poco, desespumamos todo lo que podamos. y envasamos en un recipiente o como en mi caso en unos cuantos porque al final siempre hay que regalar alguno. Ya está mi hermana pequeña pidiendo, que llora más que Jeremías jajajaja
Dejamos que cuaje, a mi si no hace mucha calor me gusta a temperatura ambiente, pero como esto es Sevilla y eso es casi imposible la metemos en el frigo bien tapada.
Y ya solo queda untarla y comerla, pero poquito a poco que esto es una bomba, pero yo hasta que no haga PUMMMMMMMM   me la pienso desayunar todos los días.


Habichuelillas verdes con jamón y en revuelto, dos en una

Como está de buena la verdura fresca!!!  

A esta verdura en mi tierra le llamamos habichuelillas, aunque lo más extendido sea judias verdes, a mi me saben hasta mejor llamandolas así.

Me encanta y no me explico como hay personas que por el hecho de que sea verdura ni siquiera  la pruebe.

Mi marido era de esos, hasta hace unos años el único color verde que le gustaba era el del Betis (mira que gracioso siendo yo Sevillista) no comía ninguna verdura, la zanahoria que es naranja y el maíz porque es amarillo, no podía o eso decía él, porque un buen día me dio por ponerle en el plato la misma guarnición que me ponía yo y no se que milagro se obró que empezó a comerla, yo creo que me miro y por miedo a que le mordiera si dejaba algo en el plato  empezó a probarla jejeje, ahora él es el primero que dice que que pena de tiempo perdido sin comer una cosa tan rica y saludable.

De las primera que probó fueron las habichuelas ó judías  con jamón, supongo que empezaría por coger los cachitos de jamón y se le iría un trocito sin querer, pero lo cierto es que rebaño el plato.

Ponemos hacerlas de bote o congeladas, las de lata me saben a lata lo siento, pero como las frescas no hay ningunas, ahora están medianamente asequibles, pero cunden mucho y están tan ricas......

Ingredientes

 Jamón cortadito
1/2 kg. de habichuelas frescas de las planas
2 dientes de ajo
1 cebolla
1 pastilla de caldo de pollo
1 chupito de vino blanco
Pimienta negra recién molida
Lavamos y cortamos las habichuelas primero a trozos regulares
Y esos trozos en juliana
Ponemos una cacerola con agua y sal,  cuando esté hirviendo ponemos la verdura
En una sartén con un poco de aceite de oliva rehogamos los ajos, yo los he pasado por un prensa ajos, y la cebolla en juliana fina.
Cuando hayan cogido un poco de color le ponemos el jamoncito en la cantidad que más nos guste o podamos, es preferible poco bueno que mucho malo.
Dejamos un par de minutos que se haga todo juntito.
Una vez que las habichuelas están al dente las escurrimos y sin pasar por agua fría se las incorporamos a la sartén.
Le ponemos la pastilla de caldo de pollo desmenuzada y la pimienta
Rehogamos y regamos con el chorrito de vino  a fuego vivo y dando vueltas con cuidado terminamos de hacer.
Deben quedar jugosas pero sin caldo.
En casa hago cantidad y como guarnición, en revueltos, o acompañadas de un huevo a la plancha o escalfado  son unas cenas sanas, ricas  y muy ligeras.

Las primeras nos las comimos tal cual, pero las siguientes con este revuelto
Calentar las habichuelas sin añadir ninguna grasa
Los rompemos , yo no les pongo más sal, pero eso va en gustos.
Los revolvemos
Hasta que se mezcle un poco
Con el fuego apagado lo terminamos
Debe quedar muy jugoso y un punto más crudo que hecho porque se sigue haciendo con el calor residual y si no se quedaria muy seco.
Emplatar y comer inmediatamente, estan especialmente buenas acompañadas de unos picatostes de pan frito, pero eso va a tener que ser en otra ocasión cuando no esté a dieta
Buen provecho

INMOBALIA - C/ CORRAL DE LOS OLMOS Nº 1 , 41015 - SEVILLA - TFN: 955 51 52 52 - INMOBALIA

Entradas populares

Archivo del blog

Espárragos

Berenjenas

Mayo 2014: La Trucha

Junio 2014 - Pasta

http://issuu.com/recetarioaragones/docs/la_pasta/9?e=4033801/8214383

Octubre 2014: Sardinas de Cubo

Alubias

ebook de invierno Recetario Mañoso

Recetas de Primavera 2015. Recetario Mañoso

Recetario de verano 2015 Recetario Mañoso

Otoño'15: Tenera de Aragón, Alubias y Chocolate

las recetas de invierno en el Recetario Mañoso

Recetario Mañoso de Primavera 2016

Invierno'17: El cocido y su reciclado